jueves, 20 de abril de 2017

Mattin, el músico ruidista que convierte al espectador en "instrumento"



El Conservatorio Nacional de Atenas acoge durante esta documenta 14 en la capital griega la "performance" "Social Dissonance" del músico ruidista español Mattin, que transforma a los espectadores en "instrumentos" para componer un manifiesto contra el capitalismo.
Realizada en una amplia sala diáfana y vacía del edificio, la "performance" implica a cuatro "intérpretes" -Dafni Krazoudi, Danai Liodaki, Yannis Sarris y Eleni Zervú-, que se mezclan e interactúan con los espectadores, mientras estos caminan libremente por el espacio.
A la entrada de la sala, en un atril, hay copias de un breve texto que está a caballo entre la reflexión y el manifiesto, lo que Mattin califica de "partitura", y que da instrucciones sobre el objetivo de esta obra.
La idea de esta "disonancia social" llegó a través de "la disonancia cognitiva", explica a Efe el propio Mattin.
"La disonancia social", prosigue el artista, se produciría entre "la idea que tenemos de nosotros mismos, en la cual hay un individualismo narcisista que el capitalismo promueve" y un impulso contrario que sería "la capacidad que tenemos de socializar".
Las tecnologías, según el músico español, jugarían un importante papel porque "por un lado refuerzan esta capacidad (de socializar), aunque también el narcisismo".
"Social Dissonance" explora también "la misma idea de libertad", según el artista en entredicho, pues estaría "determinada por unos intereses económicos y políticos".
Como ejemplo Mattin dice que "unos pueden llamar la elección de (el presidente de EEUU, Donald) Trump un ejercicio de democracia", mientras otros pueden considerarlo "una manipulación" de los votantes por parte de unos pocos.
Mattin, cuya trayectoria está marcada por el ruidismo y la improvisación reconoce que "en la improvisación libre se piensa que puedes ejercer esa libertad de cualquier manera, pero te das cuenta de que esta es extremadamente limitada, y que lo interesante es explorar cómo está condicionada nuestra idea de libertad y cómo estamos condicionados nosotros mismos".
La manera de llevar a cabo esta "performance", según el artista, nace del juego de palabras "instrumento-instrumentalización", entendida esta última como manipulación de la persona por parte de elementos externos.
"Escucha atentamente. La audiencia es tu instrumento, tócala para entender prácticamente cómo somos generalmente instrumentalizados", reza la partitura de "Social Dissonance".
"Yo vengo de la escena del ruido, pero en un momento dado el ruido, como elemento sonoro, se convirtió en un género musical, y entonces empecé a explorar la idea de utilizar al público como instrumento", cuenta Mattin.
No en vano la partitura está inspirada en la pieza "4'33''" del músico John Cage, en el que el público "es el material que genera el sonido".
"Aquí, no obstante", matiza el artista, "son las relaciones sociales las que cobran importancia" y no tanto el sonido.
La incomodidad del público, la lucha contra las ideas preconcebidas y la deconstrucción del individuo son conceptos son los que trabaja "Social Dissonance".
"Si estás cómodo no tienes que reconsiderar tu posición. Esto no es un concierto participativo en el que la gente se va contenta a casa", dice el músico.
Los intérpretes tratan para ello de generar situaciones y conversaciones con el público a través de "técnicas" y "artificios" trabajados con Mattin en los ensayos, pero el resultado de cada "performance" será distinta, dependiendo "de la energía de la gente", pues el público está en igualdad: también pueden interpretar la partitura.
Mattin insiste en que no quiere que se reproduzca el modelo de "sujeto neoliberal que hace su actividad atomizada y se va a casa y nada cambia, aquí se trata de reconsiderar" las posturas y los pensamientos.
Para ello quiere crear "ambientes densos en los que no haya consenso de lo está pasando y se fuerce a la gente a pensar en lo que está pasando en la situación concreta", aunque también en "qué es nuestra concepción de libertad y cómo nos concebimos a nosotros mismos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario


BLANCA ORAA MOYUA