lunes, 30 de marzo de 2015

'Provocar se convirtió en el 'mantra' de Alexander McQueen'


En 1999,
 Sonnett Stanfill, hoy comisaria de moda del Victoria and Albert Museum de Londres (V&A), vio por primera vez un traje del diseñador Alexander McQueen en una edición de 'Fashion in Motion'. Fue un flechazo. Sus propuestas rompedoras y la teatralidad de sus desfiles hizo que esta comisaria, licenciada en Historia del Arte, no pudiera separarse nunca más de la obra artística de uno de los diseñadores ingleses más importantes de la última década.


Hoy, Stanfill forma parte del equipo de comisarios de la muestra 'Alexander McQueen. Savage Beauty', que se expone en el V&A, del 14 de marzo al 2 de agosto de 2015, después de que se cumpla el quinto aniversario de su muerte. Yo Dona ha hablado en exclusiva con Stanfill, que ha desvelado varios detalles del oscuro y genial "universo McQueen"Genio es probablemente la palabra más utilizada para describir a Alexander McQueen. En su opinión, ¿le es aplicable esta descripción? ¿Qué hace que su trabajo sea tan especial?
El talento de Alexander McQueen era inigualable. Sus excepcionales habilidades para el corte y la confección definieron toda su carrera. Estaba preocupado por modificar y embellecer la silueta femenina. A lo largo de toda su vida mantuvo el interés por la naturaleza y por el mundo natural y, por encima de todo, lo que hizo de él alguien que cambió las reglas del juego fueron sus desfiles en la pasarela. Eran teatrales y provocativos; él se ocupaba de ellos con pasión. Eran como las excursiones principescas. Cada uno tenía la intensidad y el enfoque de una producción teatral, a menudo con 600 o 700 personas involucradas en la fase final. Era como un director y sus desfiles se presentaban frecuentemente en tres actos.
¿Ha encontrado el mundo de la moda su nuevo 'McQueen'? ¿Qué diseñador actual podría ser considerado su 'heredero' desde un punto de vista creativo?
Creo que, en lugar de centrarnos en quién es el "nuevo" McQueen, es más importante reflexionar sobre el legado que McQueen dejó tras de sí y el hecho de que consolidase la reputación de Londres como capital influyente a nivel mundial en la moda. Se podrá argumentar que esta historia comenzó con los diseñadores de la década de los sesenta como Mary Quant, continuada con Vivienne Westwood y, posteriormente, con John Galliano. Pero el legado de McQueen fue garantizar que Londres seguiría siendo trascendental, incluso imprescindible, para la moda en el siglo XXI
La exposición 'Savage Beauty' se presenta en diez secciones que resumen el trabajo de McQueen, desde sus raíces londinenses a su pasión por la naturaleza. ¿Qué parte representa mejor su esencia como diseñador?
Un elemento importante que representa la forma en la que él trabajaba es la palabra 'colaboración'. Alexander McQueen diseñó aspectos de la mayoría de sus colecciones con aportaciones y el trabajo de diseño de los demás, y trabajó muy de cerca con otros para realizar sus colecciones y sus presentaciones de pasarela.
Si tuviera usted que elegir exclusivamente una sola pieza de la exposición, ¿cuál sería?
Dos piezas entalladas de su colección 'Central Saint Martin's'. Una de ellas es una levita de seda rosa con un estampado de bayas de 'cotoneaster' de Simon Ungless, en la que el corte se inspira en una levita masculina del siglo XIX. La severidad del corte se feminiza mediante la tela de seda de color rosa. La otra es una chaqueta que se abre con mucho vuelo a la altura de la cintura, como si hubiera sido diseñada para ser llevada sobre un polisón. Debajo del forro, de seda roja, incorporaba pelo humano, lo que le da una cualidad visceral. Las solapas, extremadamente largas, son amplias, un elemento de diseño al que regresó una y otra vez. Estas piezas las compró Isabella Blow y reflejan el énfasis increíblemente importante en la hechura que aparece en todas y cada una de las colecciones de McQueen, sin excepción. Son excepcionales, son piezas únicas y nos muestran el trabajo de McQueen en el mismísimo principio de su carrera. Por tanto, les hemos dado prioridad y están colocadas al comienzo de la exposición.
¿Cómo describiría la relación de McQueen con el arte?
Era un diseñador de moda, un poeta, un artista y un creador de espectáculos, pero lo más importante es que se inspiró en todas las disciplinas del arte, del teatro, de la interpretación y las canalizó a través de la moda de una manera que nunca se había intentado con anterioridad. Él amplió nuestra visión del potencial de la moda.
Tartán, confección, impresión del cráneo... Las aportaciones de Alexander McQueen a la moda son innumerables. Sin embargo, ¿cuál es en su opinión la más notable?
Las aportaciones de Alexander McQueen son de hecho numerosísimas. Tal vez, si se me permite elegir dos, sería que él introdujo la confección de calidad en el corazón de sus colecciones y que esas colecciones siempre se concibieron y se presentaron como una narración, de una manera que era poética, teatral y memorable.
¿Y los aspectos más 'salvajes' (tal y como describe el título de la exposición) de McQueen?
Uno de los aspectos del trabajo de Alexander McQueen que a menudo se describe en estos términos fueron sus presentaciones teatrales en la pasarela, en las que las modelos llevaban vestidos que eran todo un desafío y accesorios hechos de materiales en muchas ocasiones inusuales, incómodos y que tenían que presentar en condiciones difíciles. Sin embargo, cuando alguien les habla hoy de esas experiencias, la palabra que a menudo utilizan sobre esos vestidos y las ideas que había detrás de ellos es 'poder'. Provocar se convirtió en uno de sus principales 'mantras', una poderosa técnica de comercialización muy común en la moda de estos tiempos, que, no obstante, hoy en día ha evolucionado hacia un nivel de mal gusto y de polémica.
¿Es la provocación un ingrediente fundamental en la industria de la moda? ¿Cree usted que a veces alguna marca se pasa de la raya?
Lo que sitúa las provocaciones de McQueen en otra dimensión es que se basaban en un nivel excepcionalmente alto de artesanía y técnica. Unas hechuras exquisitas y un corte experto sostenían incluso los diseños más extremados y los desfiles teatrales de moda. Si una apariencia externa tiene un andamiaje de magnífica construcción en que apoyarse, incluso los diseños más extravagantes pueden estar llenos de sentido.
El final del viaje de Alexander McQueen, tanto en la vida como en la moda, es también el final de la exposición, su inacabada colección otoño/invierno 2009/2010. Una colección que, paradójicamente, es también el comienzo de un nuevo período, la era de Sarah Burton en la firma. ¿Qué piensa usted acerca de su trabajo en la casa? ¿Era (y es) ella lo que necesita McQueen?
Sarah Burton fue de las primeras empleadas de McQueen y se convirtió en su ayudante de toda confianza. Yo personalmente creo que Sarah Burton está haciendo un excelente trabajo llevando la marca hacia adelante.
¿Podría nombrar su diseñador o sus diseñadores de moda favoritos?
Como norteamericana que soy, sigo disfrutando cuando veo los nuevos trabajos de diseñadores de Nueva York como Derek Lam y Proenza Schouler. También me gusta seguir la evolución de Pier Paolo Piccoli y Maria Grazia Chiuri, de Valentino, en Roma, y al excepcionalmente talentoso Fausto Puglisi, que tiene su sede en Milán.

BLANCA ORAA MOYUA

Archivo del blog