domingo, 17 de febrero de 2019

Los diez artistas españoles más importantes, según la crítica.




Los diez artistas españoles más importantes, según la crítica


Esther Ferrer, proclamada por la crítica de arte como la artista española más relevante, en una performance en Suiza, en 1998.
La revista Artes y Cosas ha dirigido una encuesta a los principales críticos de arte españoles, pidiéndoles que voten a los diez artistas españoles vivos más importantes. La encuesta se ha remitido a más de sesenta críticos prestigiosos (mujeres y hombres), de entre los que ejercen la crítica en el ámbito nacional. Algunos han rehusado la invitación, alegando presuntas incompatibilidades o falta de fe y de convicción en la eficacia y la utilidad de este tipo de encuestas. La encuesta sin embargo ha sido finalmente contestada por un total de 42 críticos de arte, lo que nos permite considerarla como muy representativa de la opinión de la crítica española. De un modo sorprendente, entre los diez nombres de los artistas más votados no se encuentran los que podríamos llamar los favoritos del público y del mercado. Ni Antonio López ni Manolo Valdés ni siquiera Miquel Barceló aparecen entre los diez artistas españoles más importantes, para la crítica de arte.
A cada crítico se le ha pedido que proponga diez candidatos, de entre los que considera más relevantes, más importantes o más influyentes entre los artistas españoles contemporáneos, ordenándolos de uno a diez, y poniendo en primer lugar al, en su opinión, más relevante. Según este criterio, al primer propuesto se le han asignado diez puntos, al segundo nueve, al tercero ocho, etc. De este modo, se ha elaborado un listado con 136 nombres diferentes. De ellos, 83 han sido nominados solamente por un único crítico. Si descartamos estos nombres como veleidades o preferencias particulares de los críticos, nos encontraríamos con una lista de 53 creadores, a los que podríamos considerar inequívocamente como los favoritos de la crítica española.
Según esta votación, los diez artistas españoles más importantes, en opinión de la crítica son, por este orden: 
  1. Esther Ferrer
  2. Luis Gordillo
  3. Isidoro Valcárcel Medina
  4. Joan Fontcuberta
  5. Antoni Muntadas
  6. Santiago Sierra
  7. Ángela de la Cruz
  8. Eva Lootz
  9. Jaume Plensa
  10. Juan Uslé
Aunque no se ha pedido que la votación mantenga ningún tipo de cuotas y, aunque por desgracia, también es cierto que ha habido una mayor participación de críticos (varones) que de críticas (mujeres), es pertinente sin embargo señalar que el artista español considerado más importante por la crítica es una mujer: Esther Ferrer. Se trata de una artista que, desde su inicial vinculación con el grupo ZAJ (junto con Walter Marchetti, Ramón Barce y Juan Hidalgo), ha desarrollado toda su actividad creativa en el ámbito de la performance. Además de haber sido Premio Nacional de Bellas Artes en 2008, y Premio Velázquez en 2014 —la más alta distinción artística que se otorga en nuestro país—, tal vez su reciente exposición en el Palacio de Velázquez del Museo Nacional Reina Sofía haya sido lo que más ha suscitado la atención y el interés de la crítica. Que sea sin embargo considerada la número uno, de entre los artistas españoles vivos, constituye sin embargo una grata sorpresa. 

En el caso de Luis Gordillo no sorprende en absoluto que siga siendo apreciado como uno de los artistas españoles más relevantes. Lo sorprendente es más bien su larga permanencia entre los primeros puestos de la lista, pues ya, desde principios de los años setenta, era considerado por los críticos como uno de los artistas españoles más influyentes. A pesar de que la pintura ha sufrido en los últimos cincuenta años muchos y considerables altibajos, Luis Gordillo sin embargo ha sabido mantenerse constantemente como uno de los artistas españoles más unánimemente respetados por la crítica. Este puesto número dos así parece demostrarlo.
En cuanto a Isidoro Valcárcel Medina, se trata de un artista que ha ido consolidándose poco a poco entre los más prestigiosos y relevantes del país, por más que se ha mantenido deliberadamente alejado de los circuitos comerciales. Presumiblemente el premio Velázquez, obtenido en 2015, y posiblemente también la película No escribiré arte con mayúsculas, dirigida por Miguel Álvarez-Fernández y Luis Deltell, hayan contribuido de modo notable a la difusión de su prestigio. 
También es sorprendente la posición de Joan Fontcuberta, como uno de los artistas españoles más apreciados por la crítica. Pues se trata de un profesor y teórico de la imagen que se ha dedicado a cuestionar sistemáticamente nuestra ingenua confianza en la fotografía, como documento y testimonio de verdad. Mezclando deliberadamente la ficción y la investigación científica, Fontcuberta ha desarrollado una carrera artística de gran proyección internacional, pero es además un importante teórico de la fotografía. De hecho, en 2011, obtuvo el premio nacional de ensayo, por su libro La cámara de Pandora: La fotografí@ después de la fotografía.
También Antoni Muntadas es otro artista con un notable perfil teórico, cuyo trabajo se ha centrado más bien en los problemas de la comunicación y de la construcción del espacio público y de la subjetividad ciudadana, mediante la publicidad y los grandes medios de comunicación de masas. La irrupción de la fotografía, el cine y la televisión en nuestra vida, configura, en su opinión, nuestro paisaje mediático y hasta nuestra propia identidad. Con una importante trayectoria internacional (ha expuesto en el MOMA de Nueva York y en el Jeu de Paume de París), también fue galardonado con el Premio Velázquez en 2009.
Santiago Sierra es, por su parte, un artista mucho más conocido por el gran público, debido sin duda a sus reiterados enfrentamientos con las autoridades oficiales, incluso cuando éstas pretendan reconocer la importancia y la relevancia de su trabajo como artista. En 2003 fue el representante oficial español en la Bienal de Venecia, y el artista clausuró el pabellón, tapando el nombre de España con bolsas de basura y cinta adhesiva, y no permitiendo la entrada al mismo más que a los portadores del DNI español. En 2010 rechazó el Premio Nacional de Bellas Artes, para no volverse cómplice de un Estado que participa en guerras criminales y que entrega su dinero a la banca, en vez de a los ciudadanos necesitados. Por último, en 2018, su obra “Presos políticos” fue retirada de ARCO por censura, lo que fue objeto también de un considerable escándalo. Santiago Sierra es, en cualquier caso, uno de los artistas españoles de mayor proyección internacional.
Habiendo estudiado Filosofía en Santiago de Compostela, la carrera artística de Ángela de la Cruz ha estado desde sus orígenes vinculada a Londres, donde estudió Bellas Artes en el Goldsmiths College y escultura en la Slade School. Con un lenguaje artístico heredero de la tradición Supports/Surfaces, rompe con la estructura tradicional del bastidor, como soporte del cuadro, convirtiendo sus pinturas en esculturas, que terminan siendo testimonio de la fragilidad o de la violencia. De hecho, desde que sufriera un derrame cerebral en 2005, la propia artista trabaja en silla de ruedas. En 2010 fue nominada para el Premio Turner, el más prestigioso que se otorga en el Reino Unido a las Bellas Artes, y en 2017 obtuvo el Premio Nacional de Artes Plásticas.
Nacida en Viena en 1940, Eva Lootz es, sin embargo, desde su llegada a nuestro país, junto a Adolfo Schlosser, en 1967, una de las más destacadas artistas españolas. A diferencia de Schlosser, que orientó su trabajo hacia los elementos naturales, como árboles, piedras y raíce, Eva Lootz se interesó desde muy temprano por materiales tales como la parafina, la sal, el carbón, el mercurio o la seda, y por su historia, tratando de trazar, a través de su estudio una especie de relación del hombre con la tierra. Minas, canteras y salinas han sido para ella también territorios de investigación y de intervención. En 1994, obtuvo el Premio Nacional de Artes Plásticas.


Jaume Plensa, The Crown Fountain, en el Millenium Park de Chicago.

Desde que ganara en 2004 el encargo para la Crown Fountain del Parque del Milenio de Chicago, la proyección internacional de Jaume Plensa no ha hecho más que subir como la espuma. Ha presentado exposiciones individuales en museos tales como el Jeu de Paume, el Centro Nasher de Escultura de Dallas, el Toledo Museum de Ohio o el Duisburg Museum en Alemania. Tiene obra pública y monumental en los cinco continentes y en las principales ciudades de los Estados Unidos. A pesar de que 2018 ha sido el gran año de Jaume Plensa también en nuestro país, con exposiciones individuales en el MACBA y en el Reina Sofía, y con la instalación temporal de una escultura monumental en la Plaza de Colón de Madrid, solamente ha alcanzado el noveno puesto, entre los favoritos de la crítica. 
Por último, el santanderino Juan Uslé ha desarrollado buena parte de su carrera profesional en Nueva York, donde ha alcanzado un considerable reconocimiento artístico y comercial. Aunque ha coqueteado en muchas ocasiones con la fotografía, su obra se ha consagrado casi por completo a la pintura abstracta, con la que ha obtenido también un importante reconocimiento en bienales y museos internacionales. Ha expuesto en el Museo Reina Sofía, en 2003, en el Irish Museum of Modern Art de Dublín, en 2004, o en el Kunstmuseum de Bonn, en 2014. En 2002 se le otorgó el Premio Nacional de Artes Plásticas. 
Los críticos que han participado en esta votación, y a los que agradecemos cordialmente su colaboración, son los siguientes: 
Alberto Ruiz de Samaniego,  Alfonso de la Torre,  Carlos Jiménez Moreno,  Chema de Francisco,  Chus Tudelilla,  Concha Lomba,  Frederic Montornés,  Fernando Castro Flórez,  Fernando Golvano,  Fernando Gómez de la Cuesta,  Iván de la Torre Amerighi,  Javier Arnaldo,  Javier Díaz Guardiola,  Javier Panera, Javier Rubio Nomblot,  Joan M. Minguet Batllorí,  José Alberto López,  José María Parreño,  Juan Bosco Díaz-Urmeneta,  Juan Francisco Rueda, Luis Francisco Pérez,  Maite Méndez Baiges,  Mariano de Santa Ana,  Marisol Salanova,  Miguel Álvarez-Fernández,  Miguel Ángel Hernández Navarro, Miguel Cereceda,  Noemí Méndez,  Óscar Alonso Molina,  Paco Barragán,  Paco Carpio,  Pedro Medina,  Regina Pérez Castillo,  Santi Eraso,  Santi Olmo,  Sema d’Acosta,  Semíramis González,  Susi Blas,  Tete Álvarez,  Víctor Zarza,  Victoria Combalía y Yolanda Peralta.

BLANCA ORAA MOYUA