sábado, 23 de julio de 2016

Ver la Venecia que no se ve



Los visitantes de la próxima edición de la Bienal de arte de Venecia, que se celebrará del 13 de mayo al 26 de noviembre del 2017, podrán circular por la ciudad y sus canales, y a bordo de sus ‘vaporettos’, absortos en su teléfono móvil. Pero no se tratará de ningún juego estilo Pokémon Go, sino de la propuesta de Antoni Abad (Lleida, 1956) que representará a Catalunya en la cita italiana, impulsada por el Institut Ramon Llull. Lleva el nombre de ‘La città che non si vede’ y pretende mostrar, gracias a la appBlindWiki, literalmente, la ciudad que no se ve. “Es un experiencia multisensorial que permite captar cómo es Venecia desde el sonido y con la visión de los ciudadanos que no pueden verla: las personas ciegas o con baja visión, que ayudan a cartografiar la ciudad”, explica Mery Cuesta, cocomisaria del proyecto junto a Roc Parés.
El público y cualquier persona que se haya descargado en su teléfono la aplicación BlindWiki “podrá recibir ese relato coral” a través del sonido, con las grabaciones que una red de invidentes habrá realizado previamente y con total libertad sobre el terreno y que pueden consistir en bromas, consejos prácticos de movilidad o testimonios de cualquier tipo, detalla Abad, que esta mañana ha revelado el proyecto en la sede del Llull.
Abad, que ha recordado la primera vez que pisó la Bienal de Venecia durante un viaje familiar cuando tenía 13 años -“ya me pareció una experiencia maravillosa”, volvió a la cita artística en 1999, ya como artista participante. Su propuesta tiene precedentes. En el 2014 empezó a desarrollar el proyecto BlindWiki, un prototipo de “red ciudadana en internet” concebido para invidentes o gente con baja visión, que con sus propios móviles graban audios geolocalizados de sus experiencias cotidianas en la ciudad y que el artista ha llevado a cabo y a en Roma, Sidney y en la Bienal de Berlín. En Barcelona lo probó en el 2010, pero “la tecnología aún no estaba del todo a punto”. 
SIMPOSIO Y CÓMIC EN BRAILLE
El proyecto, señala Cuesta, además de poder seguirse en una especie de ‘tours’ en la red de ‘vaporettos’ de Venecia y en las calles, también tendrá actividades en el propio pabellón catalán en la bienal, ,que "será un laboratorio o taller de experimentación", donde alrededor de una mesa los participantes con problemas de visión, junto a participantes reclutados en la facultad de Arquitectura y Secundaria, podrán debatir los temas a tratar. También se celebrará unsimposio internacional de geolocalización sensorial y se realizará una novela gráfica en braille, algo prácticamente inédito y “muy experimental”. El dibujante será catalán, pero la comisaria todavía no ha querido revelar el nombre. El libro, que podrá ser leído tanto por invidentes como por personas con visión, tratará sobre las historias y anécdotas que aporten los propios participantes de ‘La città che non si vede’. Según Parés, es una forma de "empoderar a colectivos a través de la tecnología".
El presupuesto de la propuesta de Abad es de 185.000 euros mientras que la inversión total del pabellón catalán en la bienal, según el director del Institut Ramon Llull, Manuel Forcano, es de alrededor de medio millón de euros. 
Texto Alternativo
NEUS MASCARO
Roc Parés, Antoni Abad y Mery Cuesta, este viernes en el Institut Ramon Llull.
El proyecto de Abad se enmarca en el tipo de trabajos sobre comunicación audiovisual en internet, que había venido realizando entre el 2004 y el 2014, utilizando teléfonos móviles. Lo hizo en México, Madrid, Barcelona, Sao Paulo, el Sáhara argelino, Nueva York o Montreal con la participación de inmigrantes, refugiados, taxistas, guerrilleros o personas con movilidad reducida, que publicaban sus crónicas audiovisuales día tras día en www.megafone.net.

BLANCA ORAA MOYUA