viernes, 19 de enero de 2018

Borja-Villel firma su renovación al frente del Reina Sofía

Manuel Borja-Villel, el pasado 11 de noviembre.
Manuel Borja-Villel, el pasado 11 de noviembre. ÁLVARO GARCÍA
El director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, renovó hoy su contrato al frente de la institución cultural por cinco años más. La prolongación se daba por hecha y solo estaba a falta de la firma del ministro de Cultura, Educación y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo. La rúbrica llegó a mediodía, según fuentes del ministerio.
Borja-Villel dirige el museo madrileño desde 2008 tras un concurso en el que se invocó el Manual de Buenas Prácticas, unsistema transparente de elección de cargos culturales. Según este, su contrato tenía una duración de cinco años renovables por otros cinco con un límite de 15. En 2013, se dio la primera de esas renovaciones. En la historia, no siempre sosegada, del Reina Sofía, sus antecesores no han gozado de la misma tranquilidad para desarrollar los respectivos proyectos. Si Tomás Llorens dejo el cargo algo menos de dos meses después de la apertura de puertas del museo en el edificio Sabatini, María de Corral solo pasó tres años al frente de la institución, reemplazada por José Guirao (1994-2001). A este le siguieron Juan Manuel Bonet (2001-2004) y Ana Martínez de Aguilar (2004-2007).
Borja-Villel (Burriana, Castellón, 1957) llegó a Madrid procedente de Barcelona, donde fue director del Museu d’Art Contemporani de Barcelona (Macba, 1998-2008) y anteriormente de la Fundació Tapiès (1990-1998).
Desde el principio, su gestión se ha caracterizado por imprimir una marca muy personal en el museo, con una política de exposiciones de tono abiertamente político y conceptual, que ha sido defendida por plantear un relato propio de la historia del arte con especial atención al conflicto social, y criticada por ser poco complaciente con el público. En 2017, el Museo Reina Sofía recibió 3.880.812 de visitantes en sus distintos espacios (que incluye los palacios Velázquez y de Cristal, ambos en El Retiro), algunos de acceso gratuito, lo que supone un 3,6% de aumento con respecto al 2016.
Las muestras más exitosas de su era han sido las dedicadas a Dalí (2013) y la más reciente organizada el año pasado con motivo del 80 aniversario del Guernica, la pieza capital del centro en torno a la cual se ha construido el discurso de la colección permanente.
“Los ejes de su programa en el museo”, se puede leer en la web del Reina Sofía, “son el desarrollo y reordenación de la colección; el planteamiento sistemático de una serie de exposiciones de tesis y la creación de un área de actividades públicas y, en general, la puesta en marcha de una estructura internacional de museos en red. Bajo su dirección se ha aprobado la ley propia para el museo”.
Entre sus empeños han figurado la creación de la Fundación Reina Sofía de coleccionistas, que ha propiciado donaciones y compras que en 2017 ascendieron a unos cuatro millones de euros, y la apuesta por los discursos artísticos de la periferia frente a los del centro.

BLANCA ORAA MOYUA