domingo, 14 de septiembre de 2014

Joaquín Segura

Publicado por 
La galería Espacio Mínimo presenta la primera exposición individual en España del artista mexicano. Sobre el grupo de obras que conforman este proyecto, Estado de excepción, la comisaria mexicana Mariana David escribe lo siguiente:
“Y no importa cuáles sean los límites morales o las convenciones que deban romperse, si es necesario quebrantar el orden para mostrar de ese modo cierta zona nebulosa de la imaginación humana, entonces es casi una obligación hacerlo”.
Guillermo Fadanelli
(“El arte de la insolencia”. Día Siete no.48, 2009, Ciudad de México, p. 21. A propósito del trabajo de Joaquín Segura)
El escenario global nos tiene a los ciudadanos preocupados por las políticas económicas que no cesan de restringir los derechos civiles al tiempo que devastan la vida en el planeta. Imágenes de tiroteos y bombardeos en las noticias se intercalan con interminables publicidades que te exhortan a comprar un coche o un yogur con bífidus. Caminando por las calles de ciudades afectadas por el paro, como Madrid, uno se pregunta ¿de dónde saca la gente dinero para seguir consumiendo? Esto sucede en España, en México y en Jakarta, la crisis no es exclusiva de un solo país. Los problemas de cada nación están intrínsecamente ligados a los intereses del poder hegemónico que no conoce fronteras. Por ello, Joaquín Segura considera nostálgico hablar de identidad nacional y se refiere al concepto de post-nación como un “branding” que sirve para crear una falsa idea de integración.
Interesado en la naturaleza del poder, y en especial en el surgimiento y caída de aparatos políticos e ideológicos, su obra indaga en las fisuras y contradicciones que precisamente han hecho a dichas estructuras derrumbarse. Pero lejos de pretender una reivindicación o enaltecer la subversión, el trabajo de Segura confronta al espectador con sus propios fantasmas. Nos presenta con la paradoja de que todo puede ser negado, destruido o borrado. Desde la disidencia checa durante la era soviética hasta la existencia del Frente Popular Farabundo Martí en El Salvador, lo que parece sobrevivir de estos movimientos son meros documentos que el artista reproduce y al hacerlo, los transforma en obras de arte. El contenido político queda diluido en objetos de plusvalía. ¿Acto de provocación? Depende de donde se posicione el espectador.
Segura acude a micro-relatos para evidenciar lo que él llama “el triunfo del fracaso”, que se traduce a la caída de toda ideología que niegue la realidad, por un lado, y a todo acto revolucionario en el ámbito político, por otro. En la obra titulada “Estudio material sobre la revuelta #1” (2014), los objetos utilizados como proyectiles en escenarios de protesta en la ciudad de México son fotografiados a manera de catálogo etnográfico. El resultado nos recuerda el valor de fetiche histórico que adquieren estos artefactos, pero también la inevitabilidad aplastante del poder hegemónico que hace cuestionarnos la efectividad de las protestas callejeras.
El recurso de la traducción y la pérdida de sentido se hace evidente en “Los anarquistas y las bombas” (2013), video que muestra a una mujer interpretando -en lenguaje de signos- un texto publicado en la gaceta anarquista “Tierra y Libertad” de 1907. El formato genera un distanciamiento entre el contenido y el público auditivo, donde las consignas anarcosindicalistas se reducen a gestos reproducidos en un monitor.
Por más que Segura afirme que con su trabajo le gusta “tomar distancia y ver las cosas desde afuera”, en su afán por coleccionar símbolos y momentos de la historia política siempre está presente una implicación, aunque sea por el simple hecho de rescatar episodios perdidos en los anales de la Historia.
Esta serie de trabajos que conforman la exposición, obras producidas desde 2011 y otras específicamente realizadas para la ocasión, nos ofrecen un panorama mental de desasosiego que en el mejor de los casos nos permitirá visionar rutas de escape de este estado de excepción permanente en el que vivimos.
Joaquin Segura (Ciudad de México, 1980) vive y trabaja en México, DF. Su obra se desarrolla en plataformas como la instalación, fotografía, acción o video y ha sido mostrada en exposiciones individuales y colectivas en México, Estados Unidos, Europa y Asia, en espacios como la Sala de Arte Público Siqueiros, Museo de Arte Carrillo Gil, La Panadería, Museo Tamayo Arte Contemporáneo en México, así como El Museo del Barrio, Anthology Film Archives, White Box y Apexart (New York), LA>
Joaquín Segura.- Revolución o muerte. 2011. Pintura/óleo sobre lienzo. Díptico 135 x 100 c/u CM.
Joaquín Segura.- Revolución o muerte. 2011. Pintura/óleo sobre lienzo. Díptico 135 x 100 c/u CM.
Joaquín Segura.- Notas sobre México. 2014. Escultura/Papel y roca. 15 x 20 x 16 / cm.
Joaquín Segura.- Notas sobre México. 2014. Escultura/Papel y roca. 15 x 20 x 16 / cm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


BLANCA ORAA MOYUA