viernes, 7 de noviembre de 2014

Kiddy Citny: "Pintando el Muro de Berlín comprendí que el arte es el máximo modo de comunicación"



Fue uno de los primeros artistas en darle al Muro de Berlín arte. El artista urbano Kiddy Citny, ya definitivamente unido al Muro, lleva con orgullo la etiqueta de haber sido junto a otros dos artistas, cuando apenas rozaba los 20 años, pionero en el arte en aquella pared que encerraba Berlín y la convertía en isla. Orgulloso, cercano y satisfecho, visita Madrid en la conmemoración de la caída del Muro. Posa (y ayuda mucho con su visión de artista) con los lienzos de los corazones y los reyes que dieron al Muro ese aire de esperanza y optimismo. ¿Por qué pintó corazones y reyes en el Muro de Berlín? Los dos corazones porque son los que hacen falta para el amor. O al menos así debería ser. Un corazón solo no tiene sentido, ¿no? Aunque también se alude con ello al Este y al Oeste: doble corazón. Pintando el Muro comprendí que el arte es la máxima forma de comunicación ¿Y los reyes? Porque todos tenemos derecho a sentirnos reyes y reinas. ¿Cómo se les ocurrió salir y pintar el Muro? Berlín era una ciudad gris rodeada por un muro que teníamos delante de nuestras casas todo el tiempo. Miramos por la ventana y dijimos: ahora vamos a encerrar Berlín con arte. Empezamos tres, y luego se animaron otros. ¿Qué querían decir, mostrar, transmitir? Queríamos dar cierta esperanza en esa atmósfera gris. ¿Y cuál fue la respuesta? Los del Este intentaron impedirnos que pintáramos el Muro. Los soldados nos querían ahuyentar, y estuvimos como el gato y el ratón. Pero pintamos. Y hasta colocamos cosas en las paredes, las taladramos y clavamos váteres. Los del Este venían y se los llevaban. ¿Y la gente?, ¿cómo reaccionaba? La reacción era positiva. Conocían el Muro como algo molesto y terrible y ed repente era el Muro del arte. Aunque luego Berlín hizo suya la idea y se pavoneaba de ello... El Muro se cargó una ciudad que era un referente artístico... El Muro fue muy extremo en la escena artística de Berlín.  Pero para mí acabó siendo el primer taller y tuvimos éxito, a la gente le gustaba. Entendí la idea. Miramos por la ventana y dijimos: ahora vamos a encerrar Berlín con arte¿Qué idea? Comprendí que el arte es la máxima forma de comunicación con las personas. La más elevada. El arte como comunicación. El Muro siguió siendo un lienzo hasta que cayó. Y como artista urbano, ¿qué le parece que entren en los museos sus obras? Todos lo hacemos, todos entramos, ya no es siquiera una cuestión. Hay que ganar dinero. Los buenos grafitos ya han conquistado el mercado del arte. Piezas del Muro fueron vendidas a grandes museos como testimonio de aquel tiempo, como memoria histórica. Es también una manera de dar esperanza. ¿Esperanza, de qué? Los muros no son eternos, eso simboliza. Se pueden romper. ¿Cuál rompería? Todos los que existen que están aún de pie: México, Palestina, Israel... Sólo a través del arte puede haber una amistad entre los pueblos¿Qué pondría en el muro entre Palestina e Israel? El arte siempre es un puente, sólo a través del arte puede haber una amistad entre los pueblos. ¿Y en los muchos que hay en Bagdad? Pondría: Sin arte no hay futuro. Y pintaría una sombra negra. ¿Y en España? El hombre tiene la responsabilidad de que este planeta sea un lugar en el que merezca la pena vivir dentro de una generación. ¿El peor muro? El miedo es el muro más grande. ¿Tiene alguno? Como artista, no. Arte es libertad, todo lo contrario a miedo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario


BLANCA ORAA MOYUA