miércoles, 30 de julio de 2014

Sala Rekalde rinde homenaje a la Colección Ipiña-Bidaurrazaga



La bilbaína Sala Rekalde, dependiente de la Diputación Foral de Bizkaia, rinde homenaje a la colección privada del matrimonio Ipiña-Bidaurrazaga, presentando, hasta el próximo 12 de octubre, la exposición "Memoria de la diversidad. Expediente I/B", que está formada por una selección de 90 obras de 76 artistas contemporáneos vascos, realizada por el crítico de arte Xabier Sáenz de Gorbea, quien ha contado con el asesoramiento de los Ipiña-Bidaurrazaga (cuyas iniciales responden al subtítulo Expediente I/B). Además, el número de piezas seleccionadas no es casual, pues sirve para recordar la edad con que falleció hace una semana el artista Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924 - Hondarribia, 2014), un gran amigo del matrimonio, presente en su colección y en la exposición, a quien la Sala Koldo Mitxelena de San Sebastián, tiene previsto dedicarle una exposición a partir de mediados del próximo mes de noviembre, también bajo el comisariado de Sáenz de Gorbea.

Junto a las obras de Basterretxea se incluyen creaciones de Oteiza, Chillida, Sistiaga, Zumeta, Ibarrola, Amable Arias, Iñaki Sáez, Esther Ferrer, Darío Urzay, Andrés Nagel, Ana Laura Aláez y Naia del Castillo, por citar sólo algunos. La muestra, que está distribuida en diez capítulos -Generación de la posguerra, Escuela Vasca, Neo Figuraciones, Nuevos Geométricos, (Otras) Actitudes Reflexivas, Neoexpresionismos y Transvanguardias, Geometrías Débiles, Retratarse, Miradas Inquietantes y Arte Proyectual-, arranca su recorrido expositivo con las manos entrelazadas del escultor guipuzcoano Julio Beobide y concluye con la vídeo-animación 'Ambientes hostiles' del navarro Txuspo Poyo.
"Memoria de la diversidad. Expediente I/B" muestra "cómo las colecciones privadas tienden a ser dispares y no siempre son homogéneas. Incluso, cuando existe la férrea voluntad de hacerlo siguiendo unos criterios muy específicos. Porque hay que tener en cuenta las circunstancias económicas y oportunidades que ofrece el mercado para que unas obras puedan ser accesibles y más asequibles que otras", según explica la nota emitida.
Alberto Ipiña y su esposa Begoña Bidaurrazaga son propietarios de una de las colecciones de arte vasco contemporáneo más interesantes de los últimos 60 años. Atesoran más de 600 obras, entre dibujos, pinturas, esculturas, fotografías y vídeos así como un fondo documental de miles de volúmenes, que recorren la creación vasca desde referencias de renombre como Oteiza, Chillida y Basterretxea hasta jóvenes promesas como Mikel Eskauriaza. También cuenta con obras de Darío Urzay, Txomin Badiola, Amable Arias, Ortiz de Elgea, Ruiz de Infante, Andoni Euba o José Antonio Sistiaga, uno de sus predilectos.
"El objeto de la experiencia del matrimonio Ipiña y Bidaurrazaga ha sido el de conocer y tratar de comprender el arte vasco que se ha ido produciendo paralelamente a su propia peripecia humana" y "para esta labor no han escatimado esfuerzos, desarrollando un constante rastreo y un intenso proceso de selección que les ha llevado a observar lo que se muestra en todo tipo de espacios. Su seguimiento de la escena local ha sido muy tenaz hasta construir un corpus de obra tan profuso que en 2010 depositaron cincuenta y cuatro piezas en Artium - Centro Museo Vasco de Arte Contemporáneo", concluye la nota.
Por último, cabe destacar la vocación pública que han querido dar a su colección, ya que desde la exposición en la Villa Ducontenia de San Juan de Luz en 2011, los fondos atesorados por el matrimonio Ipiña-Bidaurrazaga han estado presentes en distintas exposiciones organizadas por las Fundaciones del BBVA y Vital Kutxa de Vitoria, Museo de Navarra en Pamplona, Centro de Arte y Naturaleza de Huesca, Kubo Kutxa del Kursaal y Koldo Mitxelena Kulturunea de Donostia, Museo Euskal Herria de Gernika, Museo de las Encartaciones de Sopuerta, Sala Rekalde o Museo de Bellas Artes de Bilbao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


BLANCA ORAA MOYUA