jueves, 9 de junio de 2016

La Tate Modern renovada abrirá sus puertas con un 60% más de espacio

Una visitante contempla un cuadro de Henri Matisse en la Tate Modern.   FRANCE PRESS 
La Tate Modern de Londres, el museo de arte contemporáneo más visitado del mundo, abrirá las puertas de sus nuevas instalaciones el próximo 17 de junio, con un 60 % más de espacio y una presentación innovadora de sus colecciones. El director del grupo Tate, Nicholas Serota, señaló que "la nueva" Tate Modern es un instrumento que permite "ofrecer una rica variedad de experiencias" a sus visitantes, y a los artistas "la oportunidad" de mostrar sus creaciones de "diferente manera".
Con la renovación, a cargo del estudio suizo de arquitectos de Jacques Herzog y Pierre de Meuron, el museo, que recibe cada año a 5 millones de visitantes, se convertirá en el edificio cultural "más importante del Reino Unido de los últimos 20 años".
Cuando se presente al público, contará con una disposición de las obras innovadora, que enlaza las más reconocidas adquisiciones de la colección con otras más recientes, desde la apertura de la galería en el año 2000 en una vieja central eléctrica enclavada en la orilla sur del Támesis.
El museo, cuya remodelación ha costado 260 millones de libras (327 millones de euros) exhibirá las creaciones de más de 250 artistas de cerca de 50 países. En la exposición se mostrará la evolución del modernismo, desde los salones en los que nació, hasta los proyectos y espectáculos en vivo que interactúan con la sociedad actual.
El director de la Tate Modern, Chris Dercon, explicó que "el arte es una de las manifestaciones más dinámicas y comprometidas del comportamiento humano, y actualmente, cuando la gente acude a los museos, no quiere ver obras alejadas de sus propias vidas, desea contemplar arte que le acerque a su experiencia vital". "La nueva Tate Modern será mucho más que un mero contenedor de arte, constituirá una plataforma para favorecer encuentros humanos", apostilló.
La Sala de Turbinas será el corazón de la nueva instalación, con la ya conocida Sala de Calderas, de seis pisos, a un lado, y la nueva Sala de Conmutadores, de 10 pisos y que se eleva sobre los tanques de combustible, al otro. Esta sala contará con una "espectacular" variedad de espacios para los visitantes y para el arte: desde la visión de los tanques y su carácter netamente industrial, hasta la panorámica de Londres desde la terraza superior.
La renovada Tate Modern dispondrá también de nuevos espacios urbanos al este y al oeste del edificio, que completan la transformación del complejo, que pasa de ser un espacio cerrado e industrial a un lugar abierto y público.
La galería ofrecerá una perspectiva del arte moderno "más diversa e internacional que nunca", al explorar la conexión entre los artistas de ciudades de todo el mundo, desde São Paulo a Tokio, con los tradicionales centros como Berlín, París, Londres y Nueva York.
Actuaciones en vivo, películas, fotografías e instalaciones se integrarán en las muestras y también habrá espacios para proyectos digitales pioneros, para la reflexión y el debate.
Obras de grandes artistas del siglo XX, como Pablo Picasso, Joseph Beuys y Mark Rothko, convivirán con otras de creadores conocidos por el gran público gracias a la Tate Modern, como la libanesa Saloua Raouda Choucair, el beninés Meschac Gaba o el brasileño Cildo Meireles. Muchas de las nuevas adquisiciones se expondrán por primera vez en 2016, como una instalación de pelo humano y guardabarros de coches realizada por la india Sheela Gowda, una habitación llena de sacos de arpillera, obra de la polaca Magdalena Abakanowicz o una película en pantalla múltiple del director tailandés premiado en Cannes Apichatpong Weerasethakul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


BLANCA ORAA MOYUA