miércoles, 15 de junio de 2016

El Hermitage comenzará a construir este año su nuevo edificio en la Barceloneta



La sede barcelonesa del museo Hermitage comenzará a construirse este año en un terreno de la Nova Bocana, situado al norte de las instalaciones del puerto de Barcelona, cerca del hotel W, más allá de las playas de Sant Miquel y de la Barceloneta, justo en la zona donde se instalará Marina Vela, un puerto deportivo de lujo, que prentende ser un nuevo polo de atracción turística de la ciudad. La nueva área, que durante años ha cobijado naves y almacenes, contará con un paseo con vistas al mar, otros nuevos edificios, zona de restauración y servicios de puerto.
"El museo será totalmente innovador, por eso al final hemos optado por edificar la sede desde cero, en un terreno cercano al mar. Y para ello contamos con el apoyo de las principales instituciones de Barcelona", asegura un portavoz de la empresa inversora, Cultural Development Barcelona. Según el portavoz, la voluntad del Hermitage barcelonés es "cooperar y establecer un diálogo" con los grandes equipamientos culturales de la capital catalana. La fecha de apertura no está cerrada, aunque no será antes del 2018 por la complejidad de las obras y del proyecto museístico, que se situará en una zona dependiente de la Autoritat Portuària de Barcelona (APB).
El físico Jorge Wagensberg (Barcelona, 1948), director científico y artístico de la "nueva puerta en el sur de Europa" del célebre museo de San Petersburgo, que cuenta con un impresionante fondo de arte de principios del siglo XX, desvelará este viernes el proyecto de este equipamiento cultural que pretende innovar con una museografía de última generación que enlazará el arte con el saber científico. Wagensberg fue el creador de Cosmocaixa, considerado una de las capitales internacionales en el atlas del conocimiento científico. Dirigió el proyecto desde 1991, antes de su revolucionaria inauguración en el 2004, hasta el 2005, cuando pasó a coordinar la nueva área de ciencia y medioambiente de la entidad. 

CAPITAL PRIVADO

La opción elegida por Cultural Development Barcelona, de capital totalmente privado, es un inmueble de nueva construcción. Por el camino se han quedado las opciones de ubicarlo en la Facultat de Nàutica, en Pla de Palau, o en el edificio de la Aduana, ante las Drassanes Reials en el barrio del Raval. Jaume Asens, teniente de alcalde que asume la dirección de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Transparencia en el consistorio, aseguró el pasado febrero en una Comisión de Cultura que el gobierno municipal no se opone a este proyecto. "Pero no invertirá dinero público por tratarse de una iniciativa privada no prioritaria para la ciudad", declaró Asens.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


BLANCA ORAA MOYUA