miércoles, 25 de marzo de 2015

Macba: modelo en entredicho





El día después de la tormenta que se cobró las cabezas de su cúpula directiva por el affaire de la escultura con una figura identificable como el rey Juan Carlos aparentemente sodomizado, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) amanecía vacío por el preceptivo día semanal de cierre. Mientras los trabajadores del museo admitían sentirse aún aturdidos, el director dimisionario Bartomeu Marí, que seguirá en su cargo hasta que se nombre un sucesor, viajaba a París para un compromiso profesional ya adquirido. En cambio, el conservador jefe Valentín Roma y el jefe de programas públicos Paul B. Preciado, cesados por Marí en su último acto de su mandato, estudiaban con sus abogados la posibilidad de demandar al museo o a su director.
Lo cierto es que, tras la polémica, el Macba ha quedado en entredicho. Su modelo mixto público -privado, tan aclamado mientras hubo un director capaz de crear un marco crítico y sintonizar sensibilidades distintas, parece revelar sus debilidades y debilitar la imagen del Macba en el contexto de los grandes museos de arte contemporáneo, según algunas voces de expertos, artistas y asociaciones consultados ayer por este diario.
“Todo el episodio Macba da mucha pena. No entiendo al consorcio, ni la malicia de un despido antes de dimitir. En arte, no entiendo los intereses que no sean realmente trabajar en arte. Una situación tan insólita como esta desanima y ofende. Si te interesa el arte, no llegas a esto”, afirma el comisario David Armengol, que firmó la programación de la temporada pasada en la fábrica de creación Fabra i Coats.
La plataforma que reúne las asociaciones de artistas y galeristas, por su parte, pide que se abra un debate sobre el modelo de museo y ya está trabajando en un documento de apoyo a los dos comisarios despedidos. La Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA) va más allá y, aprovechando la ceremonia de entrega de la 31ª edición de los Premios ACCA, que se celebrará mañana en el Macba, pide que el consorcio del museo se abra a una representación del sector. “Este acto llega en un momento muy triste para el sector. Los empresarios y políticos que forman parte del consorcio del Macba continúan dirigiendo la institución, sin que el sector de las artes visuales pueda intervenir ni hacer otra cosa que quejarse delante de la falta de transparencia y actitudes democráticas”, dice su presidente, Joan Maria Minguet.
Al tono crítico se añadió también la candidatura a las elecciones municipales Barcelona En Comú. “Durante 15 años, el Macba ha recogido el reconocimiento internacional como una institución promotora del arte y el pensamiento críticos. Ayer asistimos a un golpe de mano de los principales gestores de cultura de CiU, Ferran Mascarell y Jaume Ciurana, junto con el actual Patronato, quienes no han dado todas las explicaciones necesarias sobre las decisiones tomadas. Esta crisis se debe afrontar de otra manera”, afirman en una nota que pide aprovechar la coyuntura para democratizar el funcionamiento del museo mientras denuncia una maniobra política, en relación con las elecciones de mayo. “El Consorcio debe ser un ente más plural. CiU solventa la situación con prisas para bloquear su propio modelo de museo. Saben que pueden perder las próximas elecciones municipales y quieren blindar el Macba con un director de su gusto para los próximos cuatro años”, ha indicado a este diario un portavoz de Barcelona en Comú. El concejal de Cultura del Consistorio, Jaume Ciurana, presidente del Consorcio del Macba, ha asegurado ya a este diario que la posibilidad de aceptar miembros del sector en este órgano está “absolutamente descartada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


BLANCA ORAA MOYUA